Nuestro Blog

Instalar una ósmosis inversa

Para instalar una ósmosis inversa hay que mirar el lugar donde queremos que vaya montado. Normalmente se dispone debajo del fregadero y en caso de que lo quieras en otro sitio tienes que ver que los tubos van a llegar hasta las tuberías del grifo.

Luego mira el modelo que todos suelen tener la misma calidad y tienen precios diferentes siendo los más caros los que tienen más filtros aunque el agua saldrá más limpia.

Se tienen que instalar en toma de agua fría porque el agua caliente puede estropear su sistema interno.

También hay que fijarse en al presión del agua ya que funcionan mejor a presión media.

Sirven para limpiar y depurar el agua, la salinidad se tiene que encontrar por debajo de mil quinientos ppm si no no lo instales porque se podría romper.

Elige el modelo que quieres y sepas dónde vas a instalarlo aunque preferiblemente es convenienteque este tipo de trabajo lo realice un fontanero.

Has de colocar los filtros en sus vasos contenedores que son tres cartuchos fijándote de las instrucciones. Primero el de sedimentos, carbón granulado y el de malla.

Luego has de colocar la membrana de la ósmosis que va dentro del contenedor.

Hay que poner las tomas de agua de laa red en el lugar que corresponda y hay que tomar una llave de escuadra para que se enrosque el latiguillo del agua a la máqina. Hay que ver que todo esté correcto para evitar posibles fugas.

Mira si el grifo está bien y sujeto. Conecta el desagüe de la ósmosis porque la parte del agua llega hasta el grifo del fregadero pero se pierde si no está bien instalada.

Conecta el depósito a la válvula que tienes instalada y que esté bien sujeto. Se puede usar teflón para secar y que se selle mejor todas las juntas. Luego abre la llave de paso general para ver que no hay fugas.

Sigue las instrucciones del fabricante, cambia los filtros cuando sea necesario.

Filtraciones y humedades: detectar fugas de forma eficiente

Si quieres evitar las terribles consecuencias que pueden tener en tu vivienda las filtraciones o la aparición de manchas de humedad como consecuencia de grietas en las instalaciones de saneamiento de tu vivienda, conviene que actúes cuanto antes.

En efecto, aunque todas las fugas tienen solución, lo primero que tienes que saber es que las fugas visibles son las que más fácilmente podemos evitar. Tienes que revisar de vez en cuando tu vivienda, o la factura del agua, para saber si estás consumiendo más de lo normal, porque en ocasiones eso podría deberse justamente a esta causa.

Casi siempre, estos problemas relacionados tanto con la humedad como con la filtración, tienen algún principio previo, como la rotura de alguna de las tuberías o el mal estado generalizado de las redes de saneamiento de tu vivienda. Lo cierto es que en cualquier caso, estos problemas suelen aparecer sobre todo respecto de los baños o la cocina.

Los fontaneros profesionales cuentan con algunos métodos por demás efectivos al momento de intentar detectar cualquier fuga de agua. Lo primero será cerrar las llaves de paso, y comprobar en ese momento si el contador del agua sigue girando. En caso de que así sea, es probable que tengas un escape o fuga que aún no has descubierto.

De todos modos, nuestros profesionales cuentan con máquinas de última tecnología, gracias a las cuales tenemos la posibilidad de detectar una fuga de forma no invasiva, simplemente utilizando cámaras de televisión que permiten conocer el estado en el que se encuentra tu red de saneamiento en general, y de esa forma poder evitar todo tipo de problemas.

El sistema más famoso al momento de detectar una fuga es el de correladores, aunque tienes que saber que también existen otros como las cámaras termográficas que mencionábamos antes, o los geófonos, todos los cuales tienen muy buenos resultados.

Pero sin importar cuál sea la técnica que quieras utilizar en tu vivienda, tienes que saber que resultan indispensable siempre que pongas este tipo de tareas en manos de un profesional debidamente preparado para llevar adelante estos trabajos.

Cómo desatascar las tuberías de la casa

No existe nada más molesto que tener una tubería atascada, si no solucionas al momento las cosas en la casa podrían empeorar. A continuación los fontaneros 24 horas Getafe os contara varios trucos caseros para desatascar las tuberías y solventar esos problemas de una vez por todas.

Sal y vinagre

Consigue un pequeño vaso con vinagre y hierve un puñado de agua con sal. Pon levadura química, bicarbonato o sales de frutas en otro vaso aparte. Cuando tengas todo, echa la levadura química, las sales o el bicarbonato, en la tubería atascada. Tras haber hecho lo mencionado anteriormente, es momento de que viertas el vinagre. Espera que haga efecto durante 20 minutos y vierte el agua hirviendo sobre la tubería para finalizar el proceso. Una vez completes esos pasos, la tubería quedará limpia y utilizable.

La técnica del alambre

Utiliza un alambre en forma de “U” para intentar quitar la suciedad que tiene la tubería atascada. Con mucha paciencia puedes empujar todo el sucio y desatascar la zona poco a poco.

El infalible desatascador

Antes de realizar cualquier truco, asegúrate de utilizar el desatascador para destapar cualquier tubería en la casa. La presión que otorga este elemento es de mucha ayuda para remover suciedad.

Atentos con el sifón

Es necesario mantener limpio el sifón de los desagües, muchas veces se acumulan restos de comida en esta zona y a la larga puede convertirse en una pesadilla. Cuando esto suceda, cierra el grifo, pon un cubo bajo el sifón y desenrosca con cuidado tomando en cuenta que caerá agua. Ahora podrás eliminar la suciedad y luego volver a enroscar el sifón.

Evita problemas

No tires restos de comida en el fregadero, la acumulación de estos desperdicios son la principal causa de los atascamientos. Tampoco dejes que pase aceite ya que produce taponamiento y malos olores. Si limpias periódicamente el fregadero con agua hirviendo y sal podrás mantener las tuberías desatascadas.

Si utilizaste todos los métodos y tus tuberías siguen atascadas, lo mejor que puedes hacer es llamar un experto en la materia para que solucione inmediatamente.

9 consejos para prevenir que se tapen las cañerías de tu casa

Los culpables más frecuentes de que se tapen las cañerías de los hogares casi siempre son cabellos, restos alimenticios, y los fontaneros saben que, casi todas los casos se deben a la incompetencia y negligencia de sus usuarios.

Los atascamientos casi siempre dependen de las circunstancias del hogar, por eso es importantes que hagas una inspección detallada de las condiciones de tu casa y así tomar las contramedidas pertinentes. Si tienes hijos, hay muchos chances de que que tus atascamientos se deban a juguetes de éstos.

Si en el hogar conviven gente con el cabello largo, los chances son a que sufras de atascamientos constantes por acumulación de pelo. Si no desechas los restos alimenticios y el aceite en un recipiente antes de lavar los platos, el drenaje de tu lavaplatos se verá afectado por taponamientos. Y así sucesivamente, todos estos factores hay que tomarlos en cuenta para evitar un atascamiento.

Consejos a seguir:

Los consejos que te regalamos a continuación están desbañerados a cambiar las costumbres en tu hogar para que así evites atascamientos futuros:

  • Utiliza mallas para filtrar los desechos sólidos de los más pequeños. Esto es válido tanto para baños como para cocinas. Además de que impiden las fechorías y despistes de tus niños y sus juguetes. Puedes adquirir estas mallas en todas las ferreterías y sus medidas están estandarizadas.

  • Desecha los restos alimenticios en la basura cuando laves los trastes. Este es un paso muy fácil y sencillo de realizar, lo mismo se aplica para el aceite, descártalo siempre en contenedores. Recuerda también quitar los restos de la malla al terminar de lavar los platos.

  • Quita los pelos del drenaje después de ducharte. Recuerda siempre eliminar los cabellos o restos de jabón de la rejilla de la ducha de manera rubañeraria todos los días para evitar atascamientos futuros.

  • Usa detergente líquido cuando laves la ropa en la lavadora. Si usas detergente en polvo corres el riesgo de que éste forme una pasta que se pega a las paredes de la cañería y termine por taparla.

  • No tires papeles que no sean tu papel higiénico por el W.C. El papel higiénico está hecho de un material que se disuelve con facilidad en el agua, otros materiales no tienen esta capacidad y se quedan atascados en tus cañerías.

  • No botes pinturas u otros óleos por el drenaje de tu lavaplatos. Estos compuestos son muy dañinos para el ecosistema, además de que se adhieren con facilidad a las paredes de las cañerías y producen potenciales atascamientos.

  • Despejar los canalones que están afuera de tu casa con regularidad. Sobre todo durante las épocas de otoño e invierno, donde se acumulan las hojas y la tierra en estos canalones, por lo cual es indispensable mantenerlos libres para evitar problemas futuros.

  • Vaciar agua hervida en los drenajes por lo menos una vez semanalmente. en una cacerola coloca a hervir agua para posteriormente verterla en los drenajes de tu hogar, esto con la finalidad de arrastrar y derretir todos los residuos que estén dentro de ella.

  • Limpia las cañerías de tu hogar mensualmente. Esto lo puedes hacer mediante un sencillo truco. Coloca medio vaso de bicarbonato de sodio en los drenajes seguido de medio vaso de vinagre blanco y deja reposar por 10 minutos, luego finaliza con agua hirviendo y así podrás mantener limpias y despejadas todas las tuberías de la casa.

Adiós a los atascos de tuberías

Restos de comida o de jabón, pelos…son muchas las causas que provocan una atasco en las tuberías de un hogar, siendo la mayorías de las veces provocado por malas prácticas. Aunque también va a depender de las circunstancias en las que se encuentra la casa, por lo que se aconseja evaluarlas y tomar las medidas que sean necesarias. Por ejemplo, en una casa en la haya niños pequeños, es más probable que sus juguetes atasquen el inodoro, o en la que viven personas con el pelo largo, que éstos bloqueen el lavabo. Por ello vamos a daros algunos consejos para cambiar ciertos hábitos en tu hogar con respecto a las tuberías y así evitar complicaciones con las mismas.

Por ejemplo, puedes optar por usar protectores enrejados para que los desperdicios o alimentos no se cuelen a través del fregadero o del lavado. Se pueden encontrar de diversas formas y tamaños en cualquier ferretería.

Ten la precaución de antes de poner en la pila los platos, quitar cualquier resto de comida que se encuentre en ellos y tirarlos a la basura. Aunque puede parecer algo lógico, lo cierto es que es lo que habitualmente suele atascar un fregadero. Siempre es recomendable también tener la rejilla colocada y limpiarla en cuanto se llene de desperdicios antes de continuar con el lavado.

En la ducha, una vez se haya acabado el baño, se debe realizar una limpieza rápida para retirar los restos de jabón o de cabellos. De esta manera se van a evitar males mayores.

A la hora de usar la lavadora se recomienda utilizar detergente líquido, ya que el detergente en polvo genera una pasta que acaba pegándose en las paredes de cualquier tubería y atascarla.

Nunca tires papeles que no sea el típico papel higiénico, por el retrete, ya que éste se descompone rápidamente, pero no sucede lo mismo con otros distintos que solo obstaculizan las tuberías.

Jamás tires pintura ni aceite usado por el fregadero, ya que estos productos provocan contaminación al llegar al agua además de pegarse en las paredes de las tuberías y crear verdaderos problemas.

Al llegar la primavera y el otoño se recomienda estar atentos de las zonas externas del hogar donde haya tuberías, ya que éstas podrían atascarse por un exceso de hojas propio de estas dos temporadas.

Una vez cada semana es recomendable verter agua hirviendo en el fregadero para eliminar cualquier residuo que se encuentre en las tuberías. Y una vez cada dos meses, se aconseja colocar en el fregadero levadura química y vinagre blanco. Se deja pasar unos minutos y a continuación se echa agua que esté hirviendo. De esta manera desaparecerán los restos indeseados.