Adiós a los atascos de tuberías

Restos de comida o de jabón, pelos…son muchas las causas que provocan una atasco en las tuberías de un hogar, siendo la mayorías de las veces provocado por malas prácticas. Aunque también va a depender de las circunstancias en las que se encuentra la casa, por lo que se aconseja evaluarlas y tomar las medidas que sean necesarias. Por ejemplo, en una casa en la haya niños pequeños, es más probable que sus juguetes atasquen el inodoro, o en la que viven personas con el pelo largo, que éstos bloqueen el lavabo. Por ello vamos a daros algunos consejos para cambiar ciertos hábitos en tu hogar con respecto a las tuberías y así evitar complicaciones con las mismas.

Por ejemplo, puedes optar por usar protectores enrejados para que los desperdicios o alimentos no se cuelen a través del fregadero o del lavado. Se pueden encontrar de diversas formas y tamaños en cualquier ferretería.

Ten la precaución de antes de poner en la pila los platos, quitar cualquier resto de comida que se encuentre en ellos y tirarlos a la basura. Aunque puede parecer algo lógico, lo cierto es que es lo que habitualmente suele atascar un fregadero. Siempre es recomendable también tener la rejilla colocada y limpiarla en cuanto se llene de desperdicios antes de continuar con el lavado.

En la ducha, una vez se haya acabado el baño, se debe realizar una limpieza rápida para retirar los restos de jabón o de cabellos. De esta manera se van a evitar males mayores.

A la hora de usar la lavadora se recomienda utilizar detergente líquido, ya que el detergente en polvo genera una pasta que acaba pegándose en las paredes de cualquier tubería y atascarla.

Nunca tires papeles que no sea el típico papel higiénico, por el retrete, ya que éste se descompone rápidamente, pero no sucede lo mismo con otros distintos que solo obstaculizan las tuberías.

Jamás tires pintura ni aceite usado por el fregadero, ya que estos productos provocan contaminación al llegar al agua además de pegarse en las paredes de las tuberías y crear verdaderos problemas.

Al llegar la primavera y el otoño se recomienda estar atentos de las zonas externas del hogar donde haya tuberías, ya que éstas podrían atascarse por un exceso de hojas propio de estas dos temporadas.

Una vez cada semana es recomendable verter agua hirviendo en el fregadero para eliminar cualquier residuo que se encuentre en las tuberías. Y una vez cada dos meses, se aconseja colocar en el fregadero levadura química y vinagre blanco. Se deja pasar unos minutos y a continuación se echa agua que esté hirviendo. De esta manera desaparecerán los restos indeseados.